EL EFECTO REBOTE

En este artículo vamos a hablar de el temido “efecto rebote”.

Las personas tratan de seguir dietas para perder peso y cuando alcanzan su peso ideal, vuelven a los hábitos que tenían antes e incluso empeorarlos, y, de esta manera, hacen que sus cuerpos sufran el efecto “yoyo” o “efecto rebote”.

¿Qué es el efecto rebote?

El efecto rebote es aquel en el que con una dieta o plan nutricional bajamos de peso (bajar de peso y adelgazar no es lo mismo, tenemos un articulo hablando de ello), e, inmediatamente después de dejar ese plan volvemos a unos hábitos alimenticeos malos y recaemos al peso inicial e incluso a veces con peores resultados.

Causas del efecto rebote

La principal causa, como ya hemos dicho con anterioridad es que las personas después de seguir un plan nutricional enfocado a la pérdida de peso, acaban con su plan e inmediatamente después piensan que ya el trabajo está acabado y vuelven a los malos hábitos que le llevaron a esa situación.

Hay que tener claro que todo lo que comemos tiene calorías, y que las calorías son energía.

Calorías igual energía, si damos más energía de la que gastamos se convertirá en grasa. Es decir la grasa que tenemos en el cuerpo es energía que no hemos gastado.

Una de las cosas que la gente suele hacer es no hacer actividad física en el proceso de pérdida de peso, por lo que solo quiere perder peso de báscula y no adelgazar (perder grasa pero sin hacer frente a una pérdida de músculo), esto es un fallo enorme ya que la musculatura nos va ayudar a quemar más calorías , ya que aumentamos el metabolismo basal (valor mínimo de energía necesaria para que el cuerpo humano subsista). Si aumentamos el estado basal será más fácil la pérdida energética (grasa) y, por tanto podremos introducir más calorías ya que tu cuerpo necesitará más energía, y, si hacemos deporte gastaremos energía por lo que podremos aumentar nuestra ingesta de comida, por lo tanto, si sólo nos preocupamos por bajar de peso en bascula estaremos en un error, nuestro cuerpo quedará fofo, será más fácil caer en el efecto rebote ya que con pocas calorías estaremos dando más energía de la que el cuerpo necesita.

efecto rebote

 

Consejos para evitar el efecto rebote

Adios báscula: La báscula es un mal indicativo para saber si estamos adelgazando, algo sencillo es medirse, si sólo nos preocupamos por bajar de peso, no vamos a ejercitar el cuerpo por lo que no tendremos masa muscular y por lo tanto con muy pocas calorías estaremos dando más energía de la que el cuerpo necesita y por lo tanto el efecto rebote estará más próximo.

Ejercicio: Si haces ejercicio y haces que tu musculatura trabaje tendrás doble acción, por un lado el cuerpo gastará más en estado de reposo y por tanto para engordar otra vez y tener efecto rebote tendrás que darle a tu cuerpo muchas más calorías , es decir, dificultas al cuerpo engordar, y la segunda acción es que al seguir haciendo ejercicio es que seguirás incrementando el gasto de energía por lo que todavía será más complicado que engordes. En definitiva el ejercicio sirve para gastar más energía y poder complicar al cuerpo que cree reservas (grasa corporal).

Beber agua: En otro artículo hable sobre el agua, es seguramente lo más importante que puede ingerir nuestro cuerpo incluso por encima de las verduras. Es muy importante saber que al tener el cuerpo hidratado nuestro metabolismo funcionara mucho mejor, y ayudara a quemar la grasa almacenada. Una buena hidratación puede aumentar el metabolismo hasta un 30% más. El agua también nos sacia ya que ocupa un espacio al estómago, reduciendo de esta manera el apetito.

Aprender a comer en el proceso: Una de las cosas que suelen pasar es que la gente hace una dieta, o plan nutricional durante un tiempo pero no quema todas las etapas de ella, y en cuánto ven que han perdido el suficiente peso, ya piensan que lo han conseguido y no se dan cuenta que hay que estabilizar al cuerpo, e ir poco a poco, lo que más suelo ver es gente que no ha aprendido nada en el transcurso del tiempo y no ha aprendido que hay que comer de manera sana toda la vida, pudiendo darse caprichos de vez en cuando. Generalmente consiguen adelgazar y vuelven a lo que hacían antes, y que les llevo a ese sobrepeso (caer en la misma piedra), tenemos que aprender que para no tener sobrepeso otra vez, debemos mantenernos activos y quemar etapas de lo que el nutricionista nos ha ido enseñando, para saber comer sano, sino siempre estaremos en una montaña rusa en la que adelgazaremos y engordaremos con más facilidad.

 

¿Quién es el culpable del efecto rebote?

 

Es verdad que cuando hacemos una dieta estricta podemos perder mucho agua que más tarde se recupera, por eso pesarse en la bascula no sirve de nada ya que ese peso volverá. Pero si que cada vez veo más gente decir que si esa dieta tiene efecto rebote o que si la otra todavía tiene más efecto rebote etc, pero la realidad es que el 90 % de esa gente es la culpable, ya que no han aprendido en el proceso que hay que saber alimentar al cuerpo, no podemos pensar que si adelgazamos luego nunca más cogeremos esa grasa, pretenden comer bollos industriales, comida basura y no moverse pero que el cuerpo no tenga efecto rebote, para mí este es el mayor fallo sin duda. Por mi parte cuando un cliente quema sus etapas le intento hacer ver que la realidad es que si come mal volverá a engordar y que por lo tanto tiene que comer saludablemente con aquello que le enseñé.

A decir verdad es muy fácil, sólo hay que pensar que las calorías son energía que si no gastamos se transformarán en forma de grasa en nuestro cuerpo, si tu le das a tu cuerpo 3000 calorías pero gastas solo 1500, hay 1500 calorías que se transforman en grasa (energía que utilizara el cuerpo en momentos de crisis energética)

Por último pondré un ejemplo para que se entienda fácil:

Pensemos que nuestro cuerpo es un coche y en vez de comida usamos gasolina. Por una parte sabemos que si usamos gasolina súper 98 nuestro coche funcionara mejor que si usamos súper 95 (nuestro cuerpo funcionará mejor si le damos verduras, proteínas etc, que si usamos bollos, mc donalds etc).

Si vamos a la gasolinera y nuestro coche tiene un tanque de gasolina de 40 litros y nosotros pretendemos echar 50 litros, tendremos 10 litros que se derramaran (estos 10 litros digamos que serían lo que al cuerpo humano se nos transforma en grasa, ya que hemos utilizado más energía de la que gastamos)

 

Conclusión

Al terminar una dieta o plan nutricional hay que aprender que es lo más importante para la alimentación de nuestro cuerpo si no conseguimos aprender que hay ciertos alimentos que tienen que ser un capricho y otros alimentos tienen que ser la base de la alimentación (verduras), nuestro cuerpo volverá a crear reservas de energía o lo que es lo mismo, grasa corporal y por lo tanto caerá en el temible efecto rebote, si por lo contrarió aprendemos en el proceso de la nutrición como debemos alimentarnos no tendremos ningún problema de efecto rebote.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *