COMBATIR EL HAMBRE EN UNA DIETA PARA PERDER GRASA

Desarrollar un físico más delgado, o más que delgado, estéticamente correcto con los cánones marcados por la sociedad en que vivimos, siempre ha sido uno de los objetivos de cualquier persona, los abdominales siempre han sido aquello que todos hemos querido vernos alguna vez, y para la sorpresa de algunos, ¡Sí, están ahí, todos tenemos!. Probablemente entiendas que para eliminar la grasa que cubre tus abdominales, necesites tener un déficit calórico, esto quiere decir que consumamos menos calorías de las que gastamos.

Si estas en este punto de déficit te darás cuenta que el hambre puede ser un gran problema. El hambre es el mayor problema que se tiene para poder seguir un dieta y por lo tanto no lograr desarrollar un físico más estético.  Esa sensación de hambruna suele desaparecer a las dos semanas más o menos, por lo tanto el comienzo de la dieta es donde tu mente tiene que ganar a tu estómago.

En este artículo vamos a ver unos trucos  que te ayudarán a tener menos hambre en dietas de pérdida de grasa y así poder tener éxito con nuestro plan nutricional marcado.

 

1-Administre sus hormonas

El hambre y la saciedad se suelen controlar desde su sistema endocrino.  Es importante saber cómo funcionamos en este sentido.

Tenemos dos hormonas principales que controlan el hambre y saciedad: Grelina y Leptina.

Grelina: Es la principal hormona del hambre y le indica directamente a su cerebro que busque algo para comer

Leptina: Esta hormona se encarga de decirle al cuerpo cuando esta saciado.

Por lo general los niveles de grelina son más altos que los niveles de leptina justo antes de una comida en cambio después de la comida ocurre al revés.

La leptina (encargada de decir que tu cuerpo está saciado) se demora 15-20 minutos en hacer efecto , por lo que si comemos muy rápido comeremos mucho sin sentirnos saciados y por lo tanto consumiremos más calorías de las tendríamos que consumir. A todos nos ha ocurrido que estamos comiendo y comiendo y seguimos comiendo y al rato de dejar de comer nos sentimos muy llenos, eso ocurre simplemente porque no ha dado tiempo a que la hormona leptina nos avise de que estamos saciados y se nos ha ido la mano al comer.

Por este motivo todos hemos escuchado en alguna ocasión que comamos despacio, el motivo, sencillo, su nivel hormonal se regulará y comeremos menos.

 

2-Conozca sus macronutrientes

 

Existen tres macronutrienes: proteínas, grasas e hidratos de carbono.

Lo que quizás no sepas es que cada uno de ellos provoca una respuesta saciante muy diferente.

El más saciante de los tres es sin duda la proteína, y esta es una de las razones por las que en las dietas para adelgazar se consuma más, ya que te ayudará a sentirte más satisfecho y así no tener tanto hambre.

La grasa sería el segundo en este ranking, y, la tercera, los hidratos de carbono, por eso al hacer una dieta en déficit las personas suelen aguantar mejor una dieta alta en grasas pero baja en hidratos.

 

macronutrientes

 

3-Elija alimentos con bajo contenido en calorías por gramo

Otra forma de no tener tanto hambre en una dieta para perder grasa es elegir alimentos que sean relativamente más bajos en calorías por gramo. Una de las formas en que su cuerpo administra el hambre y la saciedad es a través de los receptores de estiramiento del estómago.  Si su estómago está lleno, las hormonas de la saciedad dan la alarma de dejar de comer.

Por lo tanto, su mejor opción es elegir alimentos que sean relativamente más bajos en calorías por gramo. Por ejemplo, 100 gramos de arroz blanco cocido contiene 130 calorías mientras que 100 gramos de brócoli hervido solo tiene 35 calorías.

 

4-Tomar comidas solidas y no tantas líquidas

Las comidas líquidas sacian menos que las comidas sólidas. Podemos poner un ejemplo con la fruta, un zumo de naranja de cinco naranjas te lo tomas y no te llena nada, en cambio si te tomaras estas naranjas estarías completamente saciado. Hay que tener cuidado con zumos y leche ya que son calorías muy fáciles de tomar.

 

Conclusión

Las 2 primeras semanas de un déficit calórico son las más complicadas por lo que estos cuatro tips pueden ayudarte a que todo sea más fácil y consigas el éxito.

El resumen sería comer en 20 minutos mínimo, que nuestras comidas sean todas sólidas y agua, proteína como elemento principal seguido de grasa ya que es más saciante y ser inteligente eligiendo comidas que no sean muy calóricas por lo que las verduras podrían convertirse en un poderoso aliado.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *